miércoles, noviembre 01, 2006

La carta 2098

En esta ocasión le dejo la carta del nieto que aun no tengo y no se si lo voy a tener

"Hola, abuelo, espero que te enuentres bien donde estes, te escribo para echarte en cara la herencia que me hiciste heredar en este mundo de hoy, un mundo sin recurso naturales, sin el mas mínimo de sentimiento de humildad, donde se impone la ley del más fuerte, donde el que no tiene nada, nada vale, donde la justicia se quitó la venda de los ojos y la aplica el peso de la espada al más débil, donde las personas no le importa el sufrimiento ajeno, donde se le perdió el respeto a la vida de los demás, donde la palabra muerte, crimen,robo,atraco,quitarte la vida por lo tuyo, no causa el mas mínimo asombro, porque es parte de la cotidianidad,
y te preguntaras porque te reclamo eso, sí tu no tienes nada que ver con eso, pues te digo que tu y lo de tu generación son los responsable del mundo que tenemos hoy, porque no hicieron nada para cambiar el curso de los acontesimiento, cuando veian
las atrocidades que se cometian en ese entonces, se comportaron como simple expectadores del juego, cuando en realidad eran parte de él, y no demandaron a los lideres que trazaban la pauta en ese entonces, a que sus acciones estuvieran encaminadas a el bien común y en pro de construir un mundo mejor, pues te digo que nosotros no nos vamos a quedar de brazos cruzados y actuar como actuaron ustedes, y vamos a hacer que nuestros lideres tomen su decisiones en base a lo que convenga a la gran mayoria y no en base a sus intereses, porque no queremos dejarle a la generación siguiente, el mundo que ustedes nos hicieron heredar......"

PD. si estas en el cielo me saluda a Ghandy, maria teresa de calcuta, marthin luther king,
si estas en el infierno me saludas a Colón, Balaguer,leonel Y me le das un cocotazo a Hipolito y su equipo economico..

1 comentario:

Carolin dijo...

jaja, Rob te quedo chulisimo, me gustó lo del cocotazo, jjeje. Lamentablemente por el camino que vamos esa será la herencia que le dejaremos a las generaciones futuras.
Lo triste del caso es que la situación no mejora con la protesta de uno solo sino con el apoyo y el deseo de todos.